domingo, 31 de enero de 2016

Un parto en movimiento

Somos muchos los fisioterapeutas que poco a poco vamos dedicándonos a temas relacionados con la preparación al parto y el acondicionamiento físico de la embarazada. 

Dentro del mundo de la fisioterapia estar en contacto directo con las futuras mamás y enseñarles los beneficios del método Pilates durante el embarazo es una gran satisfacción.

La ventaja fundamental que ofrece PILATES con respecto a otros ejercicios durante el embarazo es la capacidad de aprender a mover la PELVIS. Este objetivo es primordial cuando llegue la semana 40 y el bebé vaya descendiendo por el canal del parto. 



¿Qué puede hacer la mamá para ayudar a que su bebé pase ese trance? Según la fisioterapeuta Blandine Calais-Germain, autora del libro "Parir en movimiento" y "El periné femenino y el parto", la pelvis femenina tiene que moverse para provocar en el feto un efecto de "enfilarse" y un efecto "tamiz", es decir, ese movimiento de balanceo de un tamiz o criba para ir seleccionando el grano e ir orientándolo. 

Para provocar estos dos efectos existen POSTURAS FACILITANTES en el periodo de dilatación y antes del parto. Intentaremos que la embarazada se mueva, en la medida de lo posible, antes de dar a luz, y siempre y cuando no haya una contraindicación expresa al movimiento. 

Existen principalmente TRES POSTURAS ESTRELLA para movilizar la pelvis y ayudar al bebé a descender por el canal del parto: 

De pie; con las manos apoyadas sobre una mesa con el tronco en ligera flexión anterior. Se puede ayudar a movilizar la pelvis llevándola a anteversión y retroversión y rotando las caderas simétrica o asimétricamente en rotación interna o externa. Incluso puedes apoyar un pie sobreelevado en un taburete o escalón, pero intentando moverte para inducir ese efecto "tamiz".

Sentada sobre un balón grande; actualmente hay muchas maternidades que tienen estos balones en las salas de dilatación. Es un medio que ayuda mucho debido a la multidireccionalidad de sus movimientos y al efecto de la gravedad y verticalidad de la contracción uterina. Puedes mover tu pelvis en multitud de movimientos acompañados de la rotación de la cadera o tomar punto fijo en la pared o incluso, en suspensión ayudada por tu acompañante (puede traccionar desde las axilas de la mamá para quitar presión a la pelvis). 

-y por último, en Cuadrupedia (a "cuatro patas"); esta posición deja libertad de movimientos a la pelvis, pero sobre todo al sacro, y libera tensión en las articulaciones sacroilíacas. Intenta apoyar el peso del tronco más en las rodillas o bien descansar encima de una pelota grande o de tu acompañante. 

Para todas las futuras mamás, espero que este artículo os haya servido de alguna ayuda. Si teneis cualquier duda podéis enviarme vuestra consulta a la siguiente dirección: maria.domcano@gmail.com

Publicado por María Dominguez Cano (Fisioterapeuta especialista en fisioterapia uroginecológica)

Información: Publica tu clínica de manera gratuita en www.masqueclinicas.com y disfruta del servicio premium durante 1 año, sin coste de permanencia. Si eres un particular, regístrate y aprovechate de las mejores ofertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario